Español

La unidad revolucionaria es la garantia de todas las victorias

Pyongyang, 15 de abril (ATCC) — Con motivo del Dia del Sol (15 de abril, cumpleanos del Presidente Kim Il Sung) el periodico Rodong Sinmun inserto en su primer plano de la edicion del dia 15, junto con la foto del Presidente pronunciando un discurso, el siguiente contenido principal de su obra maestra “La unidad revolucionaria es la garantia de todas las victorias” (15 de abril de 1972):

Camaradas:

Me siento honrado y a la vez apenado por el hecho de que con motivo de mi cumpleanos se hayan reunido los camaradas para felicitarme.

Yo creci bajo el cuidado de mis padres solo hasta cumplir 14 anos de edad y despues he vivido siempre en medio de los camaradas. Siempre fui objeto del amor de los camaradas, tanto durante las actividades clandestinas y la lucha armada como despues de la liberacion, en la epoca de la construccion de la nueva Patria, y en medio de este afecto hoy cumplo 60 anos de edad.

Expreso mi calido agradecimiento a todos los camaradas que me dieron ayuda y formacion y vienen luchando en estrecha union conmigo.

Si gozando de buena salud hasta hoy he podido cumplir los trabajos del Estado, del Partido y de la revolucion, se debe enteramente a mis camaradas. Cuando la lucha clandestina, muchos companeros me pusieron a salvo de la acechanza y de las persecuciones del enemigo y me protegieron del peligro. En la epoca de la Lucha Armada Antijaponesa hubo muchos momentos en realidad dificiles, pero en cada caso los camaradas me ayudaron y protegieron. Sobre todo, cuando habia dificultad por la escasez de alimentos, ellos no escatimaron nada para preservar a todo precio mi salud.
Esta camaraderia revolucionaria y rasgos tan bellos y nobles pueden emanar solo del espiritu marxista-leninista y de la moral comunista. En el curso de mi lucha revolucionaria he llegado a comprobar a plenitud que la camaraderia y la unidad revolucionarias constituyen el factor principal de todas nuestras victorias.
Sin duda, es valioso el amor de los padres. Pero este sentimiento converge principalmente en la formacion fisica de los hijos.

El amor de los camaradas, sin embargo, es el sentimiento de afecto mas valioso, que al promover la unidad revolucionaria, mediante el afianzamiento de la ideologia, el estimulo y la animacion mutuos y la lucha reciproca, permite llevar hasta el fin la lucha revolucionaria. Por esta razon, y aprovechando esta oportunidad, quisiera rogarles una vez mas a los camaradas preservar para siempre la camaraderia y la unidad revolucionarias que establecimos sobre la base de la moral comunista, en el curso de la lucha revolucionaria de mas de 40 anos.

La unidad revolucionaria no se logra por generacion espontanea. Puede implantarse unicamente sobre la base de la unidad ideologico-volitiva.
Para implantar de modo firme la unidad ideologico-volitiva de las filas revolucionarias es preciso librar la lucha ideologica y sobreponerse a multiples altibajos. A las personas atrasadas se les debe aconsejar y reprochar y a los camaradas que cometen errores criticar e, incluso, sancionar. Todas estas cosas, o sea consejos, advertencias, criticas y sanciones son necesarias para asegurar la unidad ideologico-volitiva de las filas revolucionarias. Si no implantamos de modo inconmovible dicha unidad a traves de estas luchas, no podremos alcanzar el exito en ningun trabajo.
Si rememoramos la historia de nuestro pais, veremos que los gobernantes de la epoca feudal de la dinastia de los Ri, cautivos del servilismo a las grandes potencias, se enfrascaron solo en rinas sectaristas. En aquel tiempo en nuestro pais pulularon sectas, entre otras, la prochina, prorrusa y projaponesa. Como consecuencia de que los gobernantes feudales se ocuparon solo de peleas sectaristas y se corrompieron, se arruino el pais.

Con posterioridad, en la epoca del movimiento nacionalista, tambien hubo diversas sectas. Los participantes de este movimiento crearon cada cual agrupaciones como “cuerpo por la restauracion”, “cuerpo por la prosperidad industrial” y “cuerpo de justicia” y actuaron a su antojo. Por este motivo, aunque el pueblo coreano se levanto en la lucha tan pronto como los imperialistas japoneses le arrebataran el pais, el movimiento nacionalista de esa epoca no pudo alcanzar exitos.
La situacion fue la misma en el movimiento comunista de nuestro pais en su periodo inicial. En aquel entonces surgieron los seudomarxistas y cada cual, provisto de un cuno de patata, frecuentaron la Internacional Comunista, cuya sede estaba en Moscu, para que su grupo fuera reconocido como “ortodoxo”. Como fueron tantos los que lo pretendian, la Internacional Comunista, alegando que no podia saber cual era el verdadero, excluyo de sus filas al Partido Comunista de Corea. Esto constituyo realmente una gran verguenza para la nacion coreana.

Las experiencias historicas demuestran que el pais se arruina tanto cuando se practica el servilismo a las grandes potencias como cuando ocurren rinas sectarias.
Las jovenes generaciones, los genuinos comunistas de Corea, no quisieron repetir los errores cometidos tanto por los gobernantes feudales y los nacionalistas, como por los adeptos del movimiento comunista, en su etapa inicial, los seudomarxistas.
Trazamos el programa para derrotar con nuestras propias manos a los imperialistas japoneses y levantar una nueva sociedad, confiando en las fuerzas del pueblo y apoyandonos en el, y luchamos por su materializacion. Gracias a que planteamos a si los correctos objetivos de la lucha y la libramos incorporando a ella a todo el pueblo, pudimos alcanzar la gran victoria de hoy.

Al iniciar la Lucha Armada Antijaponesa ya presentamos la orientacion sobre la formacion del frente unido antijapones de toda la nacion.

En la etapa inicial de esa lucha fue muy dificil nuestra situacion. Entonces nuestros enemigos no eran solo los imperialistas japoneses, se nos opusieron tambien las tropas antijaponesas de los chinos a los diferentes grupos nacionalistas del interior del pais. Sin embargo, nosotros nos empenamos en unirnos con todas las fuerzas antijaponesas, de conformidad con la orientacion sobre la formacion del frente unido antijapones a escala de toda la nacion e internacional.

Desplegamos de modo dinamico el movimiento del frente unido nacional antijapones, bajo la consigna de derrotar al imperialismo japones con la fuerza mancomunada de toda la nacion, entregando cada uno lo que pudiera: fuerza fisica, inteligencia o bienes materiales. En el magno proceso del movimiento del frente unido antijapones de toda la nacion se aglutino todo el pueblo de nuestro pais y, gracias a sus fuerzas mancomunadas, alcanzamos la obra historica de la liberacion de la Patria.
Aun despues de la derrota del imperialismo japones y la emancipacion de la Patria, siguio siendo muy compleja la situacion nacional.

Al liberarse el pais los valentones y los arribistas, si bien no hicieran ningun aporte a la lucha contra los imperialistas japoneses, pretendieron cada cual senorear y desde los cuatro costados comenzaron a llegar individuos de toda indole. Por su puesto, era alto bueno que a raiz de la liberacion se nos unieran muchos hombres procedentes de diversas partes. Por esta razon, trazamos la orientacion para la unidad con ellos por encima de las diferencias de opiniones y de entendimientos. En virtud de esta orientacion transformamos a tiempo el Partido Comunista de Corea en el Partido del Trabajo de Corea y agrupamos en el a los elementos progresistas de entre los amplios sectores de los trabajadores, sobre todo, de entre los obreros, campesinos y trabajadores intelectuales.

Asimismo, realizamos el frente unido con diferentes agrupaciones religiosas y creyentes, incluyendo los de Chondo y el cristianismo, y con distintas organizaciones nacionalistas. Y este frente unido se mantiene hasta hoy dia.

Gracias a que procedimos de esta manera: aglutinar monoliticamente a todo el pueblo en torno al Partido mediante su desarrollo en un partido masivo y la formacion del frente unido, pudimos ejecutar con exito, y en un tiempo muy corto, la reforma agraria, la nacionalizacion de las industrias y otras reformas democraticas, fundar la Republica Popular Democratica de Corea y crear el Ejercito Popular.

Si a raiz de la liberacion no hubieramos efectuado a tiempo estas tareas, nuestro pais se habria convertido en una colonia de los imperialistas norteamericanos.
Sobre la base de haber analizado de modo cientifico la situacion creada en el pais despues de su liberacion, oportunamente convertimos el Partido en un partido de masas y constituimos el frente unido, logrando agrupar con firmeza a todo el pueblo alrededor del Partido y del Gobierno, en virtud de lo cual pudimos rechazar, con las fuerzas unidas de toda la nacion, la agresion de los imperialistas yanquis, bajandoles los humos, y alcanzar grandes victorias en la revolucion y la construccion.

Camaradas:

Hoy no voy a hablar largamente. Si lo hubiera preparado de antemano, mi discurso habria sido aun mas corto, pero no pude hacerlo asi.
Aprovechando la presente oportunidad quisiera dirigirles a ustedes unas palabras mas.
El camino que debe recorrer nuestra revolucion es todavia largo y tortuoso. De ningun modo podemos vanagloriarnos por las victorias ya obtenidas.
Nos enfrentamos hoy a pesadas tareas revolucionarias como son la reunificacion de la Patria dividida y la mayor consolidacion del regimen socialista en el Norte de la Republica.

Para avanzar valerosamente por el duro camino de la reunificacion de la Patria y realizar con exito la edificacion del socialismo en el Norte de la Republica tenemos que afianzar mas la unidad y cohesion de todo el Partido y de todo el pueblo, sobre la base de la ideologia unica del Partido. !Unirnos! !unirnos! !unirnos! sobre la base de la ideologia unica del Partido, he aqui lo que hoy quisiera reiterarles a ustedes.
Somos marxista-leninistas. En el “Manifiesto Comunista” Marx escribio: “!Proletarios de todos los paises, unios!” La unidad es la garantia de todas nuestras victorias. Solo realizando la unidad monolitica de todas las fuerzas revolucionarias podremos conquistar el triunfo final de la revolucion.

Para alcanzarlo es preciso que se una todo el Partido, todo el Ejercito y toda la nacion, asi como todos los que trabajan en los organismos del Partido y del Estado y en todos los demas sectores.
A escala mundial debemos unirnos tambien con todos los amigos. Hoy quisiera llamarles a ustedes a esforzarse tesoneramente para fortalecer la solidaridad internacionalista con la clase obrera del mundo entero, con las naciones oprimidas y explotadas y con todas las personalidades progresistas de la Tierra.
Camaradas:

Con esto quisiera terminar mi discurso.

Image credit: https://www.flickr.com/photos/fljckr/1026054925/

Related posts: